Azucenas silvestres en los Pueblos de la Arquitectura Negra de Guadalajara

La Lilium martagon o azucena silvestre es una de las plantas silvestres más espectaculares que podemos encontrar en la Sierra del Ocejón con sus  grandes y vistosas flores de color rosa fuerte con manchas púrpuras.

Pueden alcanzar entre 1 y 1,5m de altura. La planta nace desde un grupo de hojas de forma lanceolada. A medida que crece se forma el tallo del que salen en la parte superior grupos de hojas y  varias flores separadas unas de otras.

Lilium martagon

Lilium martagon

La forma de los pétalos es muy peculiar, curvándose hacia arriba hasta modelar una flor redondeada formando una especie de corona. En el centro cuelgan los estambres y el pistilo anaranjados. Esta disposición de los pétalos y el color les da un atractivo que las hace difícil pasar inadvertidas.

No es el aroma precisamente una cualidad de esta planta, sus flores desprenden un olor algo desagradable que atrae a las moscas, encargadas de su polinización.

La Lilium martagon es una planta eurosiberiana. Necesita lugares frescos y húmedos,  pero si tiene agua en abundancia se la puede encontrar en laderas soleadas. Aparece en zonas montanas, en los bordes de bosques de robles, hayas y pino albar.

Bosques frescos y húmedos

Bosques frescos y húmedos

En este lado de la sierra es muy escasa, pero ha conseguido mantenerse y asentarse en algunos lugares entre bosques húmedos de robles.

Al no ser terreno apropiado para disfrutar de las preciosas flores de algunos megaforbios (comunidades de plantas herbáceas de talla elevada con abundantes  y grandes hojas que les dan un aspecto exuberante, se desarrollan en terrenos preferentemente frescos, sombríos y húmedos, las podemos encontrar en la Sierra de Ayllón aunque en zonas más septentrionales) las recibimos como un auténtico regalo del verano.

Florecen en julio. Desde  junio nos adentramos en sus dominios, buscando y esperando con ilusión el momento de la floración, las seguimos casi día a día en su crecimiento, desde que descubrimos las primeras hojas hasta que se aparecen los capullos y finalmente se abre la maravillosa flor. Por su escasez, cada año las contamos para ver la variación en el número de ejemplares.

El principal riesgo para esta planta es la recolección, que está totalmente prohibida, y la más natural desaparición por el paso de ganado o de otros animales de la fauna silvestre.

Si sales a caminar y tienes la suerte de encontrarlas, aunque te tiente, piensa que las flores silvestres donde lucen más esplendorosas es en su medio. Puedes emocionarte observando su belleza y la del entorno,  pero no la arranques, se marchitará rápidamente.  Hay preciosas azucenas cultivadas para la ornamentación de jardines o ramos de flores con deliciosos aromas.

CIMG9088

Respeta las plantas para que vuelvan a repetir su asombrosa explosión de luz y color cada año.

 

1 comentario
  1. Isabel y Joaquín
    Isabel y Joaquín Dice:

    ¡Pero que bonitas que son las azucenas silvestres!.
    Es un privilegio poder disfrutar de ellas todos los años y entre todos debemos de velar por su conservación. Al igual que hacen las autoras de este magnífico blog, que todos los años van a verlas, las fotografían y realizan un seguimiento de su población.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario