Al Viento

 

“Al Viento del Ocejón” nombre de nuestra casa. En su momento ya hablamos de los colores del Ocejón, una de las montañas más emblemáticas de Guadalajara. Ahora nos acercaremos a los vientos. No existe el viento del Ocejón, aunque en esta zona soplen los vientos con cierta frecuencia, su procedencia y trayectoria son distintas.

El origen de “Al Viento” está en una canción que habíamos escuchado muchas veces y que nos traía a la mente imágenes de libertad.

Nubes que anuncian cambios

Nubes que anuncian cambios

Pero los vientos tienen mucho que ver con el clima y con la vegetación que nos podemos encontrar.  Así pues vamos a hacer un homenaje al dios Eolo en nuestra sierra.

El macizo de Ayllón es una comarca montañosa muy particular. Forma una unidad compleja con diferentes sierras y valles fluviales con una orientación peculiar, que hace que los vientos y las borrascas según por donde entren puedan crear zonas de vegetación muy diversificadas. Si se encuentran con montañas, estas hacen de barrera natural impidiendo que los fríos penetren en la vertiente sur. Pero hay corredores y collados por donde se adentran las masas de aire conformando las temperaturas y la pluviometría  que tanta incidencia tendrán en el aspecto físico de nuestro paisaje.

Frío del norte

Centrándonos en la sierra del Ocejón, así soplaría el aire:

Al encontrarnos en la vertiente más resguardada de las montañas, la incidencia de los vientos fríos del norte no es tan acusada, efecto fohen. No obstante, cuando hay nieve en las montañas y sopla viento del norte, este es seco y helador. Una vez que el viento sobrepasa las cumbres nevadas, aumenta su velocidad y desciende por las laderas trayéndonos directamente hasta aquí el frío de la nieve.. Los días de viento del norte, hay que cubrirse bien hasta las orejas.

El frío y el viento hacen que se formen olas de hielo

El frío y el viento hacen que se formen olas de hielo

Los vientos procedentes del este apenas llegan hasta aquí ya que el Ocejón  se encuentra en su trayectoria y les impide el paso.

Por el noroeste, desde el macizo del Pico del Lobo (Cebollera y Lobo) nos vienen vientos fríos y húmedos que penetran a través de los collados o pasos naturales de las montañas. Nos dejan lluvias en otoño y primavera y nevadas en invierno. Ello permite la supervivencia de pequeños ecosistemas con vegetación más propia de latitudes norteñas y podemos encontrar especies como Quercus petrea o  Lilium martagon, plantas ya eurosiberianas, que se refugian en lugares muy húmedos que mantienen el suficiente grado de humedad incluso en verano. Con el calor también podemos encontrarnos con  un amigo estimado y raro de ver por aquí, el lagarto verdinegro.

Nubes en el macizo del Lobo

Nubes en el macizo del Lobo

Desde el suroeste y por el valle del Jarama la cordillera permite que las borrascas de Portugal lleguen a la Sierra de Ayllón, hasta el Ocejón. Los vientos Ábregos son los responsables de la mayor parte de las precipitaciones que tenemos por aquí y además suavizan el clima de toda esta vertiente sur, permitiendo la llegada de la vegetación Luso- Extremadurense hasta la zona de Campillo y otras zonas vecinas. El valle del alto Jarama hace de pasillo para este tipo de vegetación.  Hay maravillosos bosques de alisos en todo el Jarama hasta el Vado y La Vereda. Aparecen encinas, ruscos,  madroños y lentiscos e incluso algún alcornoque.

Y desde el sur, nos llegan vientos ascendentes cálidos y secos. Es muy propio del verano que en las horas centrales del día se levante un aire seco y constante. En la canícula los arroyos estacionales se secan, aunque nunca nos llega a faltar el agua procedente de las montañas más altas, por lo que no pasamos sed. Por fortuna los veranos son cortos y las noches suelen ser frescas para vivificar plantas, animales y personas.

El final de la primavera y el verano es también el tiempo de las tormentas, que pueden resultar bellas y dañinas en muchos casos. En días calurosos la tierra se recalienta y el aire cálido ascendente se encuentra en altura con aire frío cargado de humedad formándose las tormentas que en nuestra sierra han sido motivo de terrores, hasta el punto, de que es posible que la gran cantidad de cruces de cuarcita que encontramos en fachadas y tapias tengan su procedencia en la protección contra las tormentas. Nombres como Majaelrayo son evocadores de este fenómeno meteorológico.

Tormentas primaverales por el oeste

Y así nos encontramos a merced de los diferentes vientos, según entran por un lado o por otro, lo que hace que se produzca en un pequeño espacio la maravilla de encontrarnos una flor eurosiberiana como la preciosa Lilium martagon (azucena silvestre)  a escasos kilómetros del Rusco, propio de zonas más cálidas.

 

Lilium martagon

Lilium martagon

 

Rusco

Rusco

 

Al Viento,

la cara al viento,

el corazón al viento,

las manos al viento,

al viento del mundo

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                                                                                                                                                                                            Al Viento

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  la cara Al Viento

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario